Por Alfonso Arribas.

A veces uno anda peleado con el mundo y lo blanco le parece gris, hienas los gatitos y brujas las castañeras. Pero en otras ocasiones la propia existencia se alinea con los planetas y todo desborda entusiasmo, las piezas encajan y la masa del bizcocho sube lo justo, hasta lo esponjoso.

En estas últimas estaba, alineado y esponjoso, cuando el director de Titirimundi, Julio Michel, me invitó e incitó a ver Chimpón, panfleto postmortem en La Cárcel de Segovia, dentro de la programación Vamos al teatro que organiza el Festival.

La obra no solo no interrumpió el festín personal, sino que lo avivó. Fue una delicia ver desenvolverse a Petra Martínez y a Juan Margallo (Uroc Teatro) por el escueto escenario de la Sala Expresa, desplegar su sabiduría escénica y defender un texto complejo, fragmentado, ingenioso y tierno que se acerca a la muerte sin demasiados temores.

Lo importante del final es lo que hubo antes de que llegara. No hay vida sin muerte, pero tampoco hay muerte sin vida previa. Esa que se repasa en el montaje con fotografías y recuerdos, con fantasías y realidades que se confunden y disfrazan, trayectorias repletas de proyectos que no fueron y de sueños cumplidos.

La complicidad de ambos es emocionante. Y la soltura con la que se desgranan las reflexiones, a veces aplastantes y otras deliciosamente caóticas, es enriquecedora. Hay una comicidad inteligente que recorre sendas surrealistas, se detiene en el teatro del absurdo, salta a la poética y toma aire lírico frente al abismo.

Fue un lujo acercarse a esta degustación, y una aportación no suficientemente valorada a la vida cultural de una pequeña ciudad pequeña a la que en ocasiones se regala, o nos regala, placeres como Chimpón, como Petra y como Juan.

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit