Por Alfonso Arribas

Señoras, señores, dejen en taquilla sus prejuiciosos criterios sobre el circo lúdico, sobre el amor romántico, sobre los animalillos candorosos, sobre sus propias existencias, celebradas en la mediocridad. Aparquen lo quieto, lo uniforme, lo indiscutible. No observen con condescendencia, mójense, quémense, acérquense a las llamas aunque el calor pueda hacerles estallar en mil pavesas.

Bienvenidos a Circo Rasposo, a su carpa del desgarro, de lo crudo. Hay gradas donde estremecerse discretamente, rincones donde ahogar un grito y antifaces para dar descanso a la vista, necesarios después del desfile. Teatro y circo teñidos de sangre en un festival titiritero.

Del histrión a la sublimación. Ante la colección de miradas, un juego perverso sobre la dominación y la sumisión, el magnetismo de lo sádico, el color de la humillación. Del poder sobre uno mismo y sobre los demás, la pasión que devora, que consume, que destruye y glorifica al tiempo.

Pentesilea y Aquiles, dicen, o  el movimiento generado por la sucesión de repelencias y adherencias. El equilibrio inestable sobre un hilo de acero que hace tambalearse cuerpo y alma. Un relevo de fuerzas sobrehumanas para sujetar desde el trapecio la vida que atrapamos y que siempre está a punto de caer, de sucumbir.

Esa pasión es sexo animal, es canibalismo ciego, es coreografía de muerte. Una ceremonia del cortejo desde ultratumba. Las risas son carcajadas desde la sombra. El suelo se abre y deja ver el infierno, desde donde atronan sonidos estremecedores. De allí vienen las criaturas, o hacia allí se dirigen.

Bienvenidos al desasosiego. Miren hacia dentro invitados por lo de fuera. ¿Teatro? Es vida sin cáscara y con mucho hueso, carne prieta y piel rugosa. La lucha entre el bien y el mal cuando se intercambian los papeles, cuando las fronteras son difusas, cuando se muda de bando y las víctimas se vuelven verdugos.

¿Teatro? Es supervivencia, un aire denso que se respira y pasa con dificultad por la garganta, como un gas pesado y pestilente. Circo expresionista, lengua universal.

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit